El salmón fresco es uno de los pescados más consumidos del mundo y es conocido por su particular sabor, alta digestibilidad, nutrientes y facilidad de preparación. Sigue leyendo para conocer nuestros consejos para preparar salmón fresco.

  1. ¿Cómo sabes si el salmón es fresco?

Antes que nada, hay un par de cosas a las que debes prestar atención a la hora de comprar salmón: siempre verifica el aspecto y el color del pescado antes de comprarlo, comprenderás si es fresco o no. Asegúrate de que el salmón no tenga manchas marrones, marcas oscuras o decoloraciones. La carne debe ser firme, sin grietas ni agujeros y debe verse lisa y brillante. A menudo escuchamos que cuanto más rosa el salmón, mejor es la calidad y el sabor, pero en realidad, el color cambia según la variedad de salmón: por ejemplo, el salmón Sockeye es rojo oscuro, mientras que la variedad Coho tiende a ser rosa pálido. Solo tienes que decidir qué variedad prefieres. Además, ten cuidado con el olor del salmón.

  1. Sumerge el salmón en agua y sal

¿Cuándo cocinas salmón fresco, se forma una capa blanca en la superficie? Para evitar su formación, simplemente sumérgelo durante 10 minutos en una solución a base de sal (una cucharada de sal en una taza de agua). Simple, ¿no?

La sal permite destruir las fibras musculares en la parte externa del salmón evitando, durante la cocción, la contracción excesiva de los músculos. Además, esta solución mantiene el salmón jugoso y sabroso después de la cocción e impide que el pescado se seque excesivamente en recetas que requieren una cocción más prolongada.

  1. No quites la piel

La piel del salmón actúa como una barrera natural entre la parte tierna del pescado y la sartén / parrilla, protegiendo al salmón de una cocción rápida. Sin embargo, si usas un método de cocción más delicado, como hervir, puedes quitar la piel si lo prefieres.

  1. Hervido en agua

Si te gustan los alimentos bajos en calorías y ricos en vitaminas, te recomendamos que cocines a fuego lento el salmón en agua. Gracias a la delicada cocción, el salmón mantendrá un sabor pleno, se mantendrá tierno y sus nutrientes fundamentales se conservarán.

  1. A la parrilla

El filete de salmón a la parrilla es particularmente jugoso y sabroso: este método de cocción permite potencial el sabor del salmón. Se puede preparar simplemente con aceite y pimienta. Masajea la piel con aceite y espolvorea la pimienta, ponla directamente en el plato y ¡listo!

Consejos de conservación: 

 

Guarda el salmón correctamente

Al almacenar pescado, incluido el salmón, es esencial mantenerlo a la temperatura adecuada. El salmón se debe refrigerar inmediatamente después de comprarlo y guardarlo en el refrigerador hasta un día.

Almacena el salmón con BioFresh

Si tienes la suerte de disfrutar de una nevera Liebherr con compartimiento BioFresh, mantener el pescado fresco nunca ha sido tan simple y práctico. La temperatura en el compartimento BioFresh se establece ligeramente por encima de 0 ° C. Esto permite duplicar la vida útil de los pescados.

Guarda el salmón en el congelador

Si no deseas consumir el salmón inmediatamente, puedes guardarlo en el congelador hasta seis meses.

Conservación perfecta

Refrigerador de 1 día

   BioFresh  2 días

BioFresh Plus (-2 ° C)  4 días

Regulación de la humedad Drysafe

 

// Imprimir