Seguramente, las macetas de las hierbas aromáticas de tu ventana o de tu balcón, o las que cultivas por tu jardín, son uno de esos preciados placeres del verano que nunca desearías que se terminara; y este año, en gran parte de Europa, ¡las macetas de hierbas sí que han proliferado! Pero ¿es posible prolongar el placer de los aromas y sabores de las hierbas veraniegas durante unos meses más? Creemos que sí, y en el blog de hoy os revelamos cómo puedes cocinar algunos platos deliciosos que mantendrán vivos los sabores del verano utilizando las deliciosas hierbas cultivadas en casa.

Aceite aromatizado con hierbas

El aceite aromatizado con el nítido y contundente sabor del romero, el tomillo o el estragón resulta sencillísimo de elaborar en casa: simplemente añade las hierbas de tu elección a una botella de aceite de oliva extravirgen y déjalas que suelten su sabor durante 4-6 semanas. Los aceites esenciales de las hierbas transmiten su sabor al aceite para obtener un delicioso aceite de hierbas aromáticas que se conserva durante un largo periodo de tiempo.

Sal perfumada con hierbas

La sal es un conservante natural y la sal de hierbas puede prepararse en casa fácilmente. La sal conserva el aroma de las hierbas y la sal de hierbas recién preparada se conservará durante varios meses. Puedes combinar las hierbas que desees: basta con que las piques finamente y que las mezcles en la proporción de un tercio por dos tercios de sal; deja que la mezcla se seque un poco y guárdala en un recipiente bien cerrado.

Pesto fresco

¿Qué hay más irresistible en verano que un plato de espaguetis con pesto genovés recién preparado? El pesto preparado con albahaca fresca resulta increíblemente fácil de preparar: basta con mezclar las hojas de albahaca trituradas y sazonadas con piñones, queso parmesano, ajo y aceite de oliva (y, si os gusta un toque picante, podéis añadirle unos chiles frescos). Es el plato de verano ideal: rápido de preparar y con un sabor exquisito.

Hierbas secas

Secar las hierbas de verano recién cortadas es una manera fácil de conservarlas para su uso durante los próximos meses de otoño e invierno. Para un manojo de hierbas secas: prepara un ramito con tus hierbas, ata los tallos para formar un manojo y cuélgalas boca abajo en un lugar bien ventilado para que se sequen. Asegúrate de que las hierbas están completamente secas, incluido el centro del manojo, antes de guardarlas para que no aparezca moho.

Como ves, puedes alargar el verano en tu cocina sin tener que recurrir inmediatamente a las hierbas del supermercado, ya que puedes seguir disfrutando del sabor de tus propias hierbas estivales. Así, conservando tus hierbas de un modo creativo no solo puedes enriquecer los sabores de tu cocina de invierno, sino que además ahorras dinero. Nuestros chefs del Interalpen-Hotel Tyrol están totalmente de acuerdo: para ellos las hierbas aromáticas constituyen ingredientes prioritarios sin los cuales estarían perdidos en la cocina. El hotel dispone incluso de su propio huerto, por lo que en la cocina del hotel tienen acceso a hierbas aromáticas frescas de temporada diariamente.

Mantén la frescura de tus hierbas recién cortadas durante más tiempo

Si no deseas utilizar las hierbas recién cortadas inmediatamente, pero quieres mantenerlas frescas, debes guardarlas en el frigorífico. En el compartimento de un frigorífico tradicional, tus hierbas se mantendrán frescas durante seis días, mientras que en un compartimento BioFresh de Liebherr, podrás disfrutar de su frescura hasta 13 días. Si no deseas gastar tiempo preparando tus hierbas para su conservación, pueden congelarse sin problema para un uso futuro.

El compartimento para hierbas y frutos rojos de Liebherr te permite congelar las hierbas perfectamente: no se pegarán entre sí durante su proceso de congelación, así que pueden ser fácilmente divididas en porciones y almacenadas una vez congeladas. Asimismo, se preserva la forma y el aspecto de las delicadas hierbas aromáticas, como la albahaca o la capuchina. Nuestro consejo: es una gran idea congelar hojas de menta (picadas o enteras) en un poco de agua para preparar cubitos de hielo. De esta manera, dispondrás de un gran ingrediente instantáneo para tus sopas y salsas, o puedes impresionar a tus invitados deslizando unos cubitos con menta en su cóctel Hugo o en su Pimms.

¿Qué experiencias has tenido cocinando con hierbas aromáticas o conservándolas? ¿Qué platos aromatizados con hierbas preparas para deleitar tu paladar? ¡Cuéntanoslo! Utiliza la función de comentarios que aparece debajo de este “post” o inicia/comparte una conversación con nosotros a través de Facebook.

 

 

// Imprimir