Hace mucho tiempo, nuestros antepasados ​​se percataron de un hecho muy importante: al almacenar los alimentos correctamente, podían protegerlos contra el deterioro.

El almacenamiento de la carne siempre ha sido importante para nosotros y, en el pasado, las personas ahumaban o curaban la carne para poder sobrevivir a los inviernos largos y fríos; más tarde, estos mismos tipos de conservación se utilizaron para conservar los alimentos de los marineros que se embarcaban en largos viajes oceánicos. En la actualidad, hemos comprendido que el almacenamiento adecuado de los alimentos a la temperatura correcta ayuda a eliminar e incluso prevenir la invasión / proliferación de microorganismos y esto depende en gran medida de la refrigeración y la congelación.

almacenar-carne

Consejos al comprar y almacenar carne fresca:

  • Compra la carne al final de la compra.
  • Al comprar carne, piensa de dónde viene. Si compras la carne a un carnicero local, puedes preguntar sobre su origen.
  • Trata de hacer tu viaje a casa lo más corto posible, y mantén la carne lo más fresca posible (uso de una bolsa / caja fría para el transporte).
  • Es mejor no dejar que la carne se asiente en sus propios jugos, así que, tan pronto como estés en casa, desempaquétala y, si es necesario, sécala con un poco de papel de cocina. Si compras la carne envasada al vacío, se mantendrá durante más tiempo, pero ten muy en cuenta la fecha de caducidad. Además, comprueba que no haya daños en el embalaje (si el aire ha entrado es probable que también hayan entrado bacterias, y éstas pueden echar a perder la carne rápidamente).
  • La carne fresca tiene una vida útil muy corta. Aunque se mantenga en el frigorífico, debe cocinarse antes de las 72 horas. Para el almacenamiento en el frigorífico a corto plazo, es mejor colocar la carne en un recipiente de plástico o vidrio hermético.
  • Los contenedores de madera no son adecuados.
  • La carne picada del carnicero idealmente debe cocinarse inmediatamente después de la compra, o en las primeras 24 horas.

Carne de cerdo

El cerdo es una de las carnes favoritas de España. Hoy en día, la carne de cerdo se usa de muchas maneras y en una gran variedad de platos.

Cuando compres carne de cerdo, asegúrate de que tenga un grano fino y que tenga un fuerte color rosado. Si la carne es sorprendentemente pálida, o muy oscura y acuosa, puede ser una indicación de calidad inferior.

Puedes conservar carne de cerdo fresca en la nevera durante un día en un frigorífico convencional y durante 7 días en un compartimento BioFresh. También puedes, por supuesto, almacenar carne de cerdo en el congelador. Cuando se congela, la carne debe sellarse en una bolsa de congelación hermética y con una fecha marcada y almacenarse a -18 ° C. El cerdo se puede almacenar en el congelador durante 6 meses.

Carne de ternera

El ganado vacuno de hasta 8 meses de edad se designa como “terneros” y, según su raza, los terneros se crían para la producción de carne o leche. La carne de ternera es comúnmente conocida como “ternera” y, al igual que la carne de cerdo, se usa en una amplia variedad de formas. Asegúrate de que la carne que estás comprando tenga un color rojo claro. Cuidadosamente cocida, la ternera es considerada como una exquisitez por muchos gourmets.

La ternera fresca se puede guardar durante un día en un frigorífico convencional y hasta 7 días en un compartimento BioFresh. La carne de ternera también es ideal para la congelación: Debe sellarse en una bolsa de congelación hermética y almacenarse a -18 ° C. La ternera se mantendrá en el congelador por hasta 12 meses.

Carne de cordero

El cordero proviene de ovejas menores de un año y los gourmets lo consideran una de las mejores carnes. En todo el mundo, las ovejas tienen una larga historia de crianza como animales domésticos porque siempre han sido una fuente importante de lana, leche y carne. Su jugosa carne roja pálida es tierna y aromática, y armoniza maravillosamente con una amplia variedad de hierbas, como el tomillo, el romero y la menta. El cordero es una carne relativamente magra, contiene proteínas de alta calidad y es un gran complemento en una dieta equilibrada.

Puedes guardar cordero fresco en la nevera durante un día. Lo mejor es secarlo con papel de cocina, colocarlo en un plato y luego cubrirlo con papel de aluminio. Si tu frigorífico tiene un compartimento BioFresh, puedes guardarlo allí durante 7 días. Si está congelado, embálalo en una bolsa de congelación hermética o empaquétalo al vacío. Congelado y almacenado a -18 ° C, el cordero se puede conservar durante 10 meses.

 Aves de corral

El nombre aves de corral se usa a menudo para describir aves domesticadas que se guardan para el consumo de huevos, carne o plumas, es decir, pollos, gallinas y patos. La carne de aves de corral es una fuente importante de alimento a nivel mundial y se crían en todo el mundo. La carne proporciona muchos nutrientes importantes y respalda una dieta equilibrada; ofrece proteínas de alta calidad, vitaminas, minerales y una gama favorable de ácidos grasos. La carne fresca de aves de corral es muy sensible y, una vez que se compra, se debe llevar a casa lo más rápido posible, idealmente en una caja / bolsa fresca. Presta especial atención a la fecha de caducidad al comprar carne de ave fresca o, si está congelada, busca la fecha más conveniente.

Guarda la carne de ave fresca en una rejilla en un plato y cúbrala con papel de aluminio o papel de cocina. Puede guardarse en la nevera durante un día o en un compartimiento BioFresh durará hasta 6 días. El uso de una rejilla garantiza que la carne no se asiente en sus propios jugos. La carne de aves de corral envasada al vacío se puede conservar en un congelador a -18 ° C durante 6 meses.

Si te ha gustado este post sobre cómo almacenar la carne, descubre cómo maridarla en el siguiente post.

// Print