Hoy en día, incluso los amantes del vino menos experimentados saben que no todos los vinos son igualmente adecuados para almacenarlos durante largos periodos de tiempo.

almacenar-vino

Cuando se habla de almacenar vinos, siempre se debe saber que esto hace referencia esencialmente a tres grupos de vinos. Por un lado, están los vinos de consumo para el disfrute diario que, por lo general, se pueden comprar en tiendas minoristas de alimentos. Estos vinos saben mejor al momento del embotellado y no deben almacenarse por mucho tiempo, de lo contrario perderán su calidad de manera relativamente rápida. El siguiente grupo está compuesto por vinos jóvenes, también conocido como vino cosechero. Este vino no ha pasado ningún tiempo en la barrica o no el suficiente para ser considerado “crianza”. Se comercializa en su primer o segundo año de vida, no es necesario almacenarlo mucho tiempo y, en general, se caracteriza por mantener sus propiedades durante unos dos años como máximo. Por último, pero no menos importante, es el tercer grupo de vinos de alta calidad, también conocidos como crianza y reserva, que no solo conservan su calidad durante el almacenamiento, sino que incluso puede mejorar con el paso del tiempo. Sin embargo, en contra de la creencia popular, este tercer grupo es con diferencia el más pequeño y, de hecho, solo hace referencia a cultivos de alta calidad.

No todos los vinos son aptos para el almacenamiento durante un largo período de tiempo

 

Pero ¿cómo difieren los vinos blancos y tintos? Curiosamente, el tipo de elaboración del vino varía según el color. La gran diferencia en la producción de vinos blancos y tintos es que, en el caso del vino blanco, solo se fermenta el jugo de uva exprimido, mientras que, para los vinos tintos, el jugo se almacena generalmente junto con las pieles de la uva. Esto libera no solo el tinte contenido en las pieles de la uva, sino también el ácido tánico presente, que es responsable en muchos vinos tintos de la sensación ligeramente aterciopelada en el paladar.

Sin embargo, este ácido tánico también es un antioxidante importante que puede ayudar a que los vinos mejoren con la edad. Como resultado, los vinos tintos con un alto contenido de ácido tánico, aquellos que saben claramente aterciopelados en su juventud, a menudo se consideran candidatos particularmente buenos para una larga maduración. Sin embargo, no debe pasarse por alto que también hay vinos tintos con muy bajo contenido de ácido tánico y que pueden ser reserva.

Si quieres saber más sobre la conservación del vino, lee nuestro post sobre conservación.

// Print